Buscar

Natalia Díaz: conexión rugby


Es una de las líderes del rugby a nivel LATAM. Crédito: Tercer Tiempo
Es una de las líderes del rugby a nivel LATAM. Crédito: Tercer Tiempo

El no pertenecer a una familia de deportistas no impidió que Natalia Díaz, nacida en Argentina, practicara diferentes deportes antes de finalmente encontrar su lugar en la conexión rugby. El camino hacia la pelota ovalada, con la que ha prosperado dentro y fuera del campo de juego, la ha llevado del atletismo al levantamiento de pesas competitivo y finalmente al rugby.


“Entre los 11 y los 20 años hice atletismo como velocista, también compitiendo en heptatlones”, le dijo Natalia a World Rugby.


A los 20, cuando comenzaba sus estudios para convertirse en Profesora de Educación Física, se dedicó a la halterofilia. “Para mí tenía sentido pasar de la velocidad al levantamiento de pesas: ambas disciplinas necesitan músculos explosivos”.


Pronto, representó a su país en competencias sudamericanas, dentro de una región donde el deporte es competitivo y fuerte. Aunque nunca alcanzó el estatus panamericano u olímpico, Nata, como se la conoce, estaba en la elite


Si bien no es una profesional a tiempo completo, recibió una beca del programa de Alto Rendimiento (ENARD) y del Programa Deportivo Nacional.


El rugby aún no había aparecido en su vida, salvo por una camiseta Puma que su difunto padre le había regalado.


“No recuerdo quién, pero alguien se me acercó y me invitó a jugar al rugby. En ese momento estaba demasiado concentrada en mi carrera de levantamiento de pesas,” recordó Díaz.


Conexión rugby

Natalia se desempeño como wing en el rugby. Crédito: DeportesyGimnasios.com
Natalia se desempeño como wing en el rugby. Crédito: DeportesyGimnasios.com


Después de 10 años compitiendo a un alto nivel de rendimiento, se cansó de los deportes individuales y comenzó su búsqueda de un nuevo desafío.


El rugby llamó a su puerta de una manera bastante extraña.


“Centro Naval, un club que está muy cerca del Centro de Alto Rendimiento (CENARD) donde vivía, me invitó a hacer una sesión de coaching sobre levantamiento de pesas y running con su equipo femenino. Algo bastante informal,” dijo Díaz.


“Me gustó lo que vi y como había decidido dejar mi vida de alto rendimiento, pero sabiendo que quería seguir en el deporte, elegí el rugby.”


Su presentación se produjo durante un torneo de playa a principios de 2013.


“Solo sabía correr muy rápido. Necesitaba aprender el juego, el contacto, cómo abordar, cómo recibir golpes, cómo caer al suelo ".

Crédito: DeportesyGimnasios.com
Crédito: DeportesyGimnasios.com

En el levantamiento de pesas, su rutina diaria solo la involucraba a ella y a su entrenador. En el rugby, Natalia se convirtió instantáneamente en parte de un equipo.


"Eso fue un gancho instantáneo y me hizo pensar que los deportes individuales podrían funcionar con el mismo espíritu de equipo", dijo.


“Convivencia, formación, compañerismo. En lugar de estar sola con mi entrenador, tenía amigas y compañeras de equipo.”


Después de experimentar por primera vez la conexión rugby como wing y a medida que adquiría más conocimientos sobre el juego, se trasladó a la primera línea donde su fuerza se utilizó mejor, aunque todavía poseía la velocidad necesaria para el rugby seven.


Mientras compartía equipo con varias internacionales, incluida una de las estrellas del equipo, Yamila Otero, una lesión la dejó al costado del campo de juego cuando ganaron el campeonato provincial de Buenos Aires en 2015. No obstante, para entonces era una parte integral del equipo.


“Jugué entre 2013 y 2016, pero las lesiones se convirtieron en un problema para mi trabajo como Preparadora Física,” dijo Díaz. “Entonces, en 2017, decidí ayudar como preparadora física en el Centro Naval”.


Su último partido se produjo en circunstancias interesantes.


“Habíamos viajado al Campeonato Nacional, yo como PF, y nos faltaban algunas jugadoras. ¡El entrenador me dijo que tenía que jugar!” recordó, con una sonrisa, mientras relataba sus últimos minutos como jugadora.



Lo que vino después



La ex levantadora de pesas Natalia Díaz se volcó al rugby al retirarse de las competencias regionales, ganando la Beca de Liderazgo Ejecutivo Femenino de World Rugby. Crédito: World Rugby
Natalia se volcó al rugby al retirarse de las competencias regionales de halterofilia. Crédito: World Rugby

Habiendo permanecido en el equipo un año más como entrenadora física, 2019 fue un año sabático para Díaz. Sabiendo que la Unión Argentina de Rugby buscaba una PF para la selección femenina, solicitó y luego de cuatro meses de entrevistas y espera, se confirmó el 23 de diciembre de ese año que había sido elegida para el cargo.


“Un gran final para un año difícil,” dijo.


Comenzó el 2020 con la promesa de un gran año para el rugby. Después de tres campos de entrenamiento, llegó el COVID-19 y el país cerró tres días antes de que Argentina volara a Sudáfrica para el torneo de Repechaje Olímpico.


Argentina tuvo una de las cuarentenas más largas del mundo. Natalia tuvo que adaptar su rol con jugadoras en diferentes condiciones de vida y con acceso a distinto equipamiento.


“Una vez que encontramos un ritmo, logramos trabajar todos los días con 35 jugadores desde sus propias casas,” dijo.


“La cuarentena me dio la oportunidad de trabajar en el estado físico de las chicas, algo que no hubiéramos podido hacer en una temporada normal. Tuvimos que adaptarnos rápidamente como grupo y yo también tuve que adaptarme rápido porque me gusta estar cerca de las jugadoras.”


Su trabajo fue reconocido y recientemente extendió su contrato con la Unión Argentina de Rugby para 2022.

Crédito: DeportesyGimnasios.com
Crédito: DeportesyGimnasios.com

En el año 2021 también fue elegida para recibir la Beca de Liderazgo Ejecutivo Femenino de World Rugby, que utilizará para centrarse en la gestión deportiva.


“Como profesional, esto será muy importante para mi futuro. Me permitirá enfocarme en proyectos de desarrollo, de alto desempeño, en tratar de llegar a más y más personas involucrándolos en nuestro juego,” dijo Díaz.


Había comenzado una licenciatura, pero la abandonó para estar con su madre cuando falleció su padre. Reanudará sus estudios el próximo año.


"Puedo ver algunas cosas que se pueden hacer con el rugby femenino para hacerlo más grande y mejor," dijo.


“Hay un gran grupo de mujeres muy inteligentes que han recibido la beca y me siento muy apoyada. Tenemos un grupo de Whatsapp y de él salen muchas cosas interesantes.”


“Todavía tengo mucho que aprender. Amo la oportunidad que tengo.” ** Republicación de World Rugby