Buscar

La esencia Santos Borré


Getty Images

Las calles de la Arenosa resaltan la esencia de aquel niño que soñaba con conquistar el historial del fútbol. En las tardes barranquilleras, en compañía de su padre, recorría la tierra que vería nacer a una de las 'joyas' del fútbol colombiano. De corazón vallenato, pero esencia b/quillera, Rafael Santos Borré comenzó la travesía por el mundo que lo llevaría por un camino inesperado a tierras gauchas: River Plate. El capítulo claroscuro que dejó Atlético Madrid en su experiencia, trazó un nuevo reto en su carrera. Llegar a las huestes afición de la banda cruzada era todo un reto. Enzo Francescoli, Ariel Ortega, 'El Muñeco' Gallardo, Hernán Crespo, Juan Pablo Ángel, Radamel Falcao, entre otros, fueron algunas de las leyendas que marcaron el tempo a través de los años, y ahora era el turno para Borré. La estela del exdelantero del Deportivo Cali duró tiempo en despegar. 2017 fue el año del sacrificio, en 2018 empezó la redención y 2019 la conquista. 29 goles en 93 partidos marcan el despertar de un jugador trabajador, con mucho talante, y ante todo, humilde en el terreno de juego. Marcelo 'Gallardo hizo que recupere la confianza'. Con esta frase, el jugador de la Puerta de Oro de Colombia, agradece el apoyo de uno de los técnicos más relevantes en la historia de River Plate. Sumado al exjugador riverplatense, están los consejos y asesorías de Jaime Pabón, el coach que alguna vez potenció a Mohamed Salah, goleador de Liverpool.

Lee también la historia de Miguel Calero, cóndor de Ginebra

"Me enseñó a manejar la tranquilidad adentro de la cancha y estar más enfocado a la hora de tener las ocasiones de gol. También a hacer ciertos movimientos en el área cuando hay mucha gente adentro o tomarme un tiempo más para definir. De a poco voy trabajando y corrigiendo eso. Uno siempre quiere mejorar", destacó a TyC Sports. Detrás de las historias de vida de Santos Borré, está su inspiración, el ángel que cuida de él, el que le enseñó a batallar cada desafío que afrontaría en su carrera: Doña Tiburcia Amauri, su abuela.