Buscar

Radamel Falcao, Buenos Aires


AFP

La historia que siempre recordó Radamel García King sobre su ídolo Falcao y River Plate: 'El momento clave de ese proceso –y el más difícil para mí– fue cuando se montó en un avión a Buenos Aires. Antes que subiera yo le dije que tenía que estar seguro, que iba lejos, que estaría a 6 horas por aire y a 15 por tierra, que si regresaba quedaría en ridículo. Le hablé con severidad, pero con el alma arrugada. Él, sin dudarlo, aseguró: «Esto es lo que yo quiero». Y yo quedé, insomne durante tres años'/ El Espectador.

Lee también el Cebollita Maradona

Mientras estos recuerdos sopesaban en la memoria de García King, Radamel en las calles de Buenos Aires soñaba con dejar huella y marcar la historia en el corazón de la hinchada de la banda cruzada: "En el ADN de los seguidores de River estaba el juego de posesión, atractivo. Noté esto rápidamente, la importancia de ello y traté de adaptar mi juego a su estilo".

El corazón de la banda cruzada siempre estuvo marcado por el rugir de 'El Tigre'. Como aquella tarde del Apertura de 2007, el juego de ensueño del goleador samario. En frente Boca, el archirrival. Corrían los primeros minutos de juego cuando en el área de las 18, el delantero riverplatense coló el balón en angulo derecho de la portería del arquero rival tras un potente remate de pierna izquierda. Un hito que retumbó en el palmarés de Falcao. Era recién el primer capítulo de muchos en Buenos Aires.

No cabe duda que el maestro del talante de 'Falca' fue su padre: "Gracias por los valores que me transmitiste, por ser mi amigo, mi entrenador a tiempo completo. Gracias por enseñarme amar y perdonar sin tener en cuenta cuánto nos hubieran lastimado, tal como dijo Jesús. Dios nos permitió cumplir el sueño de jugar un Mundial de fútbol. Gracias por tu aliento, apoyo y consejos". Radamel Falcao García.

Lea también

Duván Zapata, legado escarlata. La historia del delantero de Atalanta que comenzó su legado en la cantera del América de Cali.