Buscar

Johana Viveros, Feria de Cali


Prensa Federación Colombiana de Patinaje

"Yo intenté en varios deportes. Hice baloncesto, después incursioné en el baile y por último terminé en el patinaje.

Siempre soñé con ser bailarina profesional de salsa. Por ser vallecaucanos tenemos esa cultura del baile y la rumba y en su momento me movía; ya ahora no, ni siquiera salgo a bailar. Quería ser una de esas niñas que salen a la Feria de Cali a bailar, quería ser parte de ese mundo pero todo se quedó en un sueño". / Johana Viveros / El País.com

Este fue el sueño de infancia de la campeona del mundo en Holanda y Barcelona. Conquistar el mundo al tempo del tumbao valluno. El destino trazó otro rumbo y la encaminó sobre cuatro ruedas. En pistas de adrenalina y velocidad, en competencias donde la concentración del atleta estaba al tope. Recuerdos memorables marcan su historia, como aquella en los Juegos Centroamericanos y del Caribe donde cada zancada le permitió conseguir tres medallas de oro para su país. Con el apoyo de su madre, doña Marta , la suerte de Johana comenzó a forjarse en las calles de la Comuna 12 de Cali: " Yo patino desde los 10 años. Son 14 años de estar en este profesión. Comencé en un parque del barrio Alfonso Barberena. Yo arranqué en la escuela Semillas y hubo una vez una competencia en el club Luz Mery Tristán donde me fue muy bien, fue la misma Luz Mery quien me brindó una beca para seguir con mi formación", comentó a El País. Su talento le ha permitido conocer el mundo, Asia, Europa, Sudamérica, Norteamérica y Centroamérica han sido algunos de los continentes en los que ha dejado huella.