Buscar

Catalina Usme, Marinilla


Por las calles de Marinilla, municipio del oriente antioqueño, yace la leyenda de Catalina Usme, goleadora histórica de la Selección Colombia e icono del América de Cali. Con tesón y entrega la marinilla ha construido un legado que espera por nuevas generaciones. Las canchas del Gimnasio San Juan de la Cruz, en su tierra natal marcaron los inicios y la pasión de su vida: el fútbol. Tras los pasos de su padre, José Domingo, y sus hermanos, Carlo Andrés y Diego Armando, estaban los de la pequeña Catalina, que estaba destinada a escribir la historia bajo la sombra del gol. En la lente de Colombia y el mundo está el registro de aquella mágica zurda que superó a una de las leyendas del arco: Hope Solo. Corría el minuto 90 en la cálida noche en el Arena de Amazonía, estadio que albergaba el duelo Colombia vs. Estados Unidos en el marco de los Juegos Olímpicos de Río 2016. La experiencia de las campeonas del mundo pesaba sobre el equipo tricolor, sin embargo, era el día de la 10. A unos metros del área de las 18, y en un ángulo cerrado, Catalina buscó lo imposible: ubicar el balón en un costado del arco. La profecía se cumplió; la emoción y el grito de gol fueron únicos, era el empate, y los recuerdos de infancia en Marinilla conllevaron un flashback de alegría en 'Cata'. La experiencia en Brasil fue resultado de largos años de entrega y sacrificio. "En sus épocas de colegiala tenía que salirse antes de tiempo de las clases en el Simona Duque Marinilla —a una hora de la capital antioqueña— para poder llegar a tiempo a Medellín a entrenar con el equipo con el que comenzó, el Formas Íntimas. Ahora recuerda que “no me alcanzaba a veces para el bus y mi familia tuvo que hacer un gran sacrificio”. El Espectador. A sus 30 años y miles de historias a bordo, Catalina Usme vive el fútbol sin presiones, con más amor y estrategia, bajo el precepto de una líder que conquistó el título del fútbol colombiano con futuras promesas que buscan seguir su legado, que buscan sonreírle al balompié como lo hace la 10 de Marinilla.