Buscar

Baby Futuro, arte y rugby


Crédito: World Rugby

Rio 2016, el anhelado sueño que marcó la carrera y leyenda de Beatriz Futuro, valuarte del Rugby Seven en Brasil. Jugar en casa, ante su afición y con la 'verde amarela', inspiraron la historia de la líder carioca. Sin imaginarlo, los duelos olímpicos ante Canadá, Japón, entre otros, fueron el cierre de oro con el equipo de su país. El Sudamericano Femenino de Rugby Sevens en Venezuela en 2004 fue el primer trazo que Futuro proyecto con su selección nacional. El puntapié de una historia que rememora su capítulos legendarios como el de la Copa del Mundo de Dubai 2009, donde por primera vez asumió la capitanía de la 'canarinha'.

Fue un torneo inolvidable en su trasegar. El recuerdo de la medalla de bronce que retumbó en la historia del rugby de Brasil, y que le recordó sus inicios en la cuna aussie, campeones del torneo en aquella edición.

El camino

La leyenda de 'Baby' no empezó en casa. Australia, una de las cunas del rugby, la inspiró y le mostró la sabiduría y la destreza que esconde este deporte de origen inglés. El equipo de Sidney University fue su mentor. El miedo y la adrenalina alentaron su camino en el mundo del rugby, que en algún momento de su adolescencia estuvo en vilo ya que el arte era otra de sus grandes pasiones. Sin embargo, pudo más el sueño de conquistar la historia en modo William Webb Ellis.

Como Hélio Oiticica congració con sus nacionales por los trazos de sus obras de arte, Futuro ganó confianza con su liderazgo y entrega en el terreno de juego. Ahora en sus manos está cimentar el futuro del rugby femenino en Brasil. Construir leyendas que conquisten el mundo con un scrum de oro.

Lea también

Black Ferns, caída en Rio. Perder en un partido por la medalla de oro Olímpica es una experiencia desgarradora para cualquier equipo. Estar tan cerca y tan lejos es algo que Sarah Hirini, la popular jugadora de rugby a siete de Nueva Zelanda, conoce muy bien