Buscar

El destino olímpico de Nelson Crispín


Moisés Fuentes fue uno de los paratletlas que inspiró a Crispín en su carrera. Crédito: @crispinswimmer en Instagram
Sueño de oro en Tokio. Crédito: @crispinswimmer en Instagram

Tokio lo eligió. En la capital nipona, el deportista santandereano escribió un capítulo de ensueño en la historia de los Juegos Paralímpicos para su país: consiguió la anhelada medalla de oro en natación adaptada, un hecho que marcó su carrera y que enmarca el destino olímpico de Nelson Crispín. Inspirado por los ídolos Moisés Fuentes, el rey poseidón, y la leyenda Michael Phelps, el santandereano dilusido lo que sería tener entre manos el oro en Japón. Dos minutos, treinta y ocho segundos y doce milésimas de segundo fue el tiempo que le permitió alcanzar el sueño, aquel que tenía pendiente desde las justas en Brasil.


Rio 2016

Moisés Fuentes fue uno de los paratletlas que inspiró a Crispín en su carrera. Crédito: @crispinswimmer en Instagram
Moisés Fuentes fue uno de los paratletlas que inspiró a Crispín en su carrera. Crédito: @crispinswimmer en Instagram

El torneo en Brasil fue el preámbulo. Tres medallas de plata en las modalidades 50 metros S6, 100 metros braza y 100 m libres fueron el vestigio de lo que sería la conquista en Japón. Las competencias en tierras cariocas lo motivaron y le permitieron trabajar y ajustar detalles de torneo para conseguir el oro olímpico en Tokio. La fortaleza mental del santandereano fue una de las claves en este proceso. A sus 30 años contronta la acondroplasia, enfermedad que afectó su crecimiento y lo conectó con la natación paralímpica.

Destino olímpico



A los 12 años conoció la natación y a los 16 se enamoró. A pesar que en un principio no sabía nadar, con el paso de los años ganó confianza y logró dominar el mundo donde es leyenda. William David Jiménez fue el hombre que forjó a Nelson Crispín Corzo. En su tierra natal, Floridablanca, Santander, potenció a uno de los atletas de mayor proyección en Colombia. Su coach fue quien lo conectó con la natación: "Yo no sabía nadar, empecé a perderle el miedo al agua y con todas las técnicas que me enseñó el profesor, empecé a perfeccionar todos los estilos y a concentrarme más en la parte del entrenamiento", contó el deportista a la página del Comité Olímpico Colombiano. El trabajo en equipo le permitió soñar en grande por América y el viejo continente. Con 51 kilogramos, 136 centimetros y una técnica vérsatil, el santandereano ha conquistado innumerables torneos y mundiales.


El primer capítulo



Nelson Crispin. EFE/EPA/HOLLIE ADAMS
Nelson Crispin. EFE/EPA/HOLLIE ADAMS

En el 2008 conquistó el primer escalón con medallas en los Juegos Paranacionales de Cali. Seguido fueron los Juegos Parapanamericanos de Guadalajara con oro y plata; el campeonato Mundial de Montreal en el 2013; los Parasuramericanos de Santiago 2014, y los Panamericanos en Lima 2019 y en el mundial en Londres 2019, complementaron el camino de Nelson Crispín.


Cada torneo guarda memorias de oro, plata y bronce. Cada torneo rememora las arduas jornadas de entrenamiento en la sede de la Liga Santandereana de Natación en Bucaramanga. Día a día entre las 6 a.m. y 8 p.m., el destino de Nelson Crispín sigue su marcha con el apoyo imparable de Ana Victoria Corzo, su madre y cómplice de vida.