Buscar

Alberto Gamero, 1988


EFE

Compuso un tempo de historia en la década de los 80. En el mediocampo 'Embajador' escribió el legado marcado por la 13, el título que entonó con orgullo la hinchada azul. Alberto Gamero fue una de las leyendas de aquel torneo que Millonarios conquistó en un ajustado octogonal que definió la diferencia de gol ante Nacional. Hoy la historia trae de regreso a uno de los ídolos a casa, esta vez como el guía que buscará la 15. Así lo resalta Adriana Gamero, la hija de del 'Sonero': "Pa’, ¡llegó el día! Y tengo más nervios que tú... hace unos meses, todos daban por hecho tu llegada a otro equipo, y yo, como declarándolo le dije a mi mamá, “y qué tal que de donde lo llamen sea de Millonarios” y cómo en un cuento donde muchas veces la realidad supera la ficción, quién lo iba a imaginar, ahora estamos aquí, juntos y listos para verte triunfar cerquita.

Hoy solo pido a Dios que tu nuevo proyecto esté lleno de buenos números, clasificaciones, puntos, y así como en tu antiguo equipo, dejes estadísticas admirables, casi insuperables y ganándote el corazón de todo aquel que conozca tu trabajo y entrega, así como yo.

Por tanto tiempo sacrificamos tantos momentos en familia, que la ilusión más grande que tengo es poder acompañarte en todo y que puedas estar en cada fecha importante. Pero no te reprocho nada, soy lo que soy, gracias a ti y a mi mamá. Han sido mi mejor ejemplo.

Haz pasado por tanto... muchas veces menospreciado y en muchas otras te han robado el protagonismo y tú ahí, trabajando incansablemente y con una fe implacable buscando ese sueño que hoy empieza.

Y sí, hoy empiezas un gran reto y una inmensa responsabilidad cae sobre ti, sin embargo, como siempre, sé con gran convicción que estarás a la altura.

Como hincha tuya te pido que a este proyecto le pongas tu firma, confíes en tu trayecto como DT, y en tu intuición. No tengas miedo en reconfigurar un partido si algo no te gustó, y no temas mostrarte eufórico cuando todo vaya bien.

La clave de la vida me la has dado tú: insistir, persistir y nunca desistir. Además, recuerda que eres ejemplo para muchos y detrás vienen tus nietos que quiero que aprendan de ti, de tu tenacidad y convicción en que los sueños se cumplen y que lo que te propongas con disciplina se logra.

Recuerda que eres nuestro orgullo y seremos siempre tu apoyo y por último recuerda que dicen que un buen papá hace de buen maestro, pero Dios me regaló al mejor papá y al mejor de los maestros.

Nunca olvides lo grande que eres, que eres un campeón dentro y fuera de la cancha y que estás hecho para grandes cosas, sigue demostrándole a todos que con amor, disciplina, esmero y responsabilidad, cualquier cosa es posible, que los sueños se hacen realidad y que el futuro se construye paso a paso, aunque tú, tú das pasos de gigante.

Papi, te deseo muchas bendiciones y todos los éxitos en esta nueva etapa que hoy comienzas en Millonarios y que mereces." Cortesía: Futbol Red