Buscar

Sara López, arco de oro

Getty Images

"Siempre desde niña he querido ser una herramienta de Dios para salvar a la gente. Quiero trabajar en la rama del cáncer y hacerlos una prioridad. Deseo ser una de las mejores oncólogas del país", Sara López / Señal Colombia Este uno de los sueños de la deportista risaraldense, quien ha conquistado el mundo con su arco de oro. Cuatro años seguidos en el trono de la disciplina la resaltan como una de las atletas de mayor proyección. Lima 2019 no fue la excepción. El oro quedó de nuevo en sus manos, está vez sin contratiempos, como aquel tuvo en Veracruz 2014, en el que su talento y fortuna sortearon uno de los momentos más tensos de su trayectoria. "Todos tienen dos arcos, pero yo esa vez pude llevar uno por el pesaje de la maleta. Estaba lloviendo mucho, tanto que por donde yo apunto se mojó y había como una carpa al lado para que no se mojara más y con el calor se empañó y cuando abrí el arco no veía nada. Pero mi compañera Alejandra Usquiano justo había salido de competir. Se dio cuenta de todo y como uno no puede parar la competencia, corrió para darme el de ella. Se puso en mis zapatos y triunfé", destacó Sara a Señal Deportes.

Johana Riveros, medalla de oro. Esta es su historia en el patinaje

El temple y la constancia han sido claves en éxito de la atleta, quien para escribir su legado en el número del escalafón ha seguido al pie de la letra su pasión por el conocimiento y el deporte: “Me levanto a las 5:30 de la mañana, me voy a estudiar y luego entreno unas tres o cuatro horas. Eso lo hago todos los días”, comentó al diario El Espectador. Entre los pasillos de la Universidad Autónoma de las Américas, Sara López enfoca su próximo anhelo; ser una de las mujeres oncólogas y así conseguir sonrisas de esperanza a través su amor por la medicina.