Buscar

Katherine Vallejo: una segunda línea de primera



En el rugby colombiano nos encontramos con muchas historias, con pasión, mucha disciplina y amor. En esta ocasión contaremos en su voz un poco de la de Katherine Vallejo, oriunda de Risaralda e integrante del equipo Dosquebradas Rugby Club, quién hoy con 4 años en el deporte sueña en grande y nos cuenta de su proceso. **

Qué enseñanzas te ha dejado la experiencia en el rugby y proceso con Tucanes.


Aquí me he formado como segunda línea, pero más que ello, hoy tengo la determinación de siempre ir hacia delante, con contundencia, ímpetu, siempre en pro del beneficio colectivo. Este gran proceso me ha ayudado a entender que nada se gana solo soñando y mirando al cielo, la oportunidad está pero la disciplina, constancia, entrega, sacrificios y meta la pongo yo. Siempre reitero que con Dios todo es posible.

Habla un poco de cómo fue el trabajo deportivo durante la pandemia.

Fue muy difícil, el solo hecho de buscar recursos creativos para elaborar las herramientas de entreno, para el peso que se requería en los ejercicios, el espacio, todo ello conlleva a tomar decisiones importantes, a priorizar el tiempo. En definitiva la disciplina fue la única que me permitió sobrellevar lo que para todo el mundo era una nueva normalidad, estar encerrados en casa.

Tuvimos el apoyo por medio de entrenamientos virtuales, por parte de la Federación, nos enviaban los planes de entrenamiento, así mismo se hicieron participativos las ligas y clubes.

Siempre tuve el apoyo de mis hermanos, que también juegan rugby, y de mi compañero de vida, siempre ahí, acompañándome, motivándome, entrenando conmigo fuertemente.


Katherine Vallejo en acción con su club Dosquebradas Rugby Club. Crédito: semillerosdeportivos.com/
Katherine Vallejo en acción con su club Dosquebradas Rugby Club. Crédito: semillerosdeportivos.com/


Tucanes de primera

¿Qué destacas del trabajo en equipo?


Nos une un solo objetivo y es ganar, los sacrificios personales son fuertes, pero es precisamente lo que nace del corazón «el si se puede, lo podemos lograr, lo vamos a lograr queriendo Dios», lo que nos hace esforzarnos.


Háblanos de esa compañera de juego en Tucanes que admiras y con la que tienes feeling.

Camila Lopera. Siempre le he manifestado que me inspira cuando la veo correr por esa jugadora que está a punto de anotarnos y tacklearla; solo por correr con el corazón, con esa convicción de que lo logrará.

Y es precisamente el ejemplo de no rendirse. ¡Siempre correr!

¿Cómo alimenta a tu región este proceso de participación en el primer nivel?


Poder compartir con las demás jugadoras de la región, a parte de la gran experiencia, aportar a los procesos de la liga que también se han venido trabajando fuertemente antes y después de pandemia. Se suma experiencia, habilidades y constancia en el alto rendimiento pero más que eso, motivación para que la disciplina y la constancia hagan participes a otras jugadoras, que no les dé miedo enfrentarse a lo que consideran un imposible o se rinden ante el primer obstáculo.

Hablemos de esos agradecimientos que no pueden faltar en estos caminos.


A Dios por tomarme de la mano y enseñarme que si se pueden superar los grandes obstáculos, principalmente el miedo.


A mí club Dosquebradas rugby club por enseñarme a crecer en este hermoso deporte, a la Liga Risaraldense por los procesos exigentes, a Fecorugby por entrenamientos que sencillamente nos hace demostrarnos a nosotros mismos que podemos pulir habilidades, potencializar destrezas y construir equipo para enorgullecer a nuestro país.


Finalmente, a Banco Serfinanza, la empresa donde laboro, por apoyarme como deportista, y a todas aquellas personas que aunque nos las mencione a cada una, están ahí implícitamente escribiéndome, motivándome a ser mejor, sintiéndose orgullosos de mi proceso, de ese que hace 4 años construí como un pronto, un ahora. ** Republicación de Fecorugby