Buscar

Iván Sosa, la leyenda de Pasca


Crédito: Ineosgrenadier.com

Cundinamarca, tierra de campeones. El departamento ubicado en el centro de Colombia, ha sido la casa de leyendas del ciclismo. Iván Sosa es una las historias que destacan. En medio de cultivos de fríjol y arveja, la 'joya' de la dinastía Sosa comenzó a proyectar su camino sobre dos ruedas. Los altos de Pasca eran el escenario perfecto para forjar a un gran escalador. Con la inspiración de su padre Jorge Antonio y los 'entrenamientos' con su tío Joaquín, Iván comenzó a demostrar los dotes de un virtuoso escarabajo.

El joven de la familia Sosa era el reflejo del ídolo de su padre, Iván Parra, aquel famoso escalador de la década de los 90's. Ese fue el motivo por el que decidió llamar así a su hijo. En él veía el reflejo de campeón.

La Vuelta al Porvenir en 2015 fue la primera muestra del talante de Sosa. A los 18 años, con el equipo Canapro-Alcaldía de Fusagasugá, se impuso en El Crucero, la última etapa de montaña de la competencia, un alto de primera categoría de 24 kilómetros. El destino no demoró en conectarlo con el viejo continente: en 2016 el equipo italiano Androni Giocattoli–Sidermec llamó su atención y en 2017 firmó y fue el debut como profesional, un reto que trascendió por las carreteras de la Vuelta a Táchira y la Vuelta a Castilla y León.

Las marcas del pasqueño evocaban la sonrisas de aquel niño que disfrutaba de cada ascenso por la geografía de su tierra natal. Como la que vislumbro en su primera victoria con la escuadra italiana. En enero de 2018 marcó el paso y se adjudicó la cuarta etapa en la Vuelta a Táchira. Ese día Iván Sosa encumbró su carrera rumbo al Olimpo del ciclismo. Las puertas del Sky y el Team Ineos Grenadier estaban a su merced...

No te pierdas

Santiago Umba, el escarabajo de Arcabuco. El destino conecta leyendas. En su infancia el ciclista cruzó camino con Nairo Quintana y hoy día aquella casualidad lo tiene en Europa.