Buscar

Fabio Grosso, héroe por un día


Getty Images

Hace 14 años, Fabio Grosso transformó el penal decisivo de la final de la Copa Mundial de la FIFA 2006™. De un potente disparo, propició que la Squadra Azzurra añadiese una cuarta estrella a su elástica e inscribió de paso su propio nombre entre las leyendas históricas del fútbol italiano. Sin embargo, ningún elemento permitía pronosticar que el lateral izquierdo fuese a convertirse en el salvador de su selección.


“De Rossi quería ser el cuarto en lanzar y luego me dijo que iba a tirar el tercero y dejarle el siguiente a Del Piero. Hacía falta un quinto lanzador. Miré a Fabio Grosso y le indiqué que iba a ser el quinto. Él me preguntó ‘¿yo?’ y le dije que sí, porque había conseguido el penal contra Australia en el minuto 90 y también marcó el gol contra Alemania en el 118. Le dije que iba a tirar de último y él me respondió ‘vale”, explicaría su seleccionador, Marcello Lippi. De este modo, el protagonismo regresó a un jugador acostumbrado a actuar en un segundo plano.


Antes y después de él, otros llegaron a acaparar titulares sin estar en un principio entre las estrellas de su combinado nacional. Repasamos sus logros.

Getty Images

Fabio Grosso

Final del Mundial de 2006, ante Francia

¿De dónde venía?

Era una pieza importante en el Palermo que obtuvo la clasificación para la Copa de la UEFA en 2006, por lo que fue convocado para el Mundial. Marcello Lippi lo alineó como titular en la defensa junto a Fabio Cannavaro, Gianluca Zambrotta y Alessandro Nesta (o Marco Materazzi tras la lesión de este último).

El momento de gloria

Grosso hizo un Mundial perfecto. En primer lugar en la defensa, puesto que la retaguardia de la que formó parte únicamente recibió dos goles. Además, protagonizó dos momentos estelares. Primero resolvió en el minuto 118 una tensa semifinal frente a Alemania, país anfitrión, y más tarde batió a Fabien Barthez en el decisivo penal que certificaría el título mundial de su país. Suele citarse a Cannavaro, Totti, Pirlo o Buffon, pero Grosso fue clave para que Italia se proclamase campeona del mundo.

¿Qué sucedió luego?

La temporada siguiente fichó por el Inter de Milán por una campaña, para luego incorporarse al Lyon. Seguiría jugando con Italia. Desde 2017 es técnico: empezó su trayectoria en el Bari, posteriormente entrenó al Hellas Verona y más tarde al Brescia.

Tomado de FIFA.com