Buscar

El día soñado de José Luis Chilavert


Antes de él, los porteros solo estaban ahí para atajar. Después de él, las exigencias para aquellos quienes osaban erigirse como custodios de los tres palos no volverían a ser las mismas. Este hombre cambió tanto el puesto que hasta fue electo tres veces mejor arquero del mundo.

Pero dónde fue que José Luis Chilavert comenzó a generar eso de que las cámaras y los lentes se posaran con cierta devoción en él, o cuándo fue que el 1 empezó a demostrar que sencillamente estaba hecho de una madera distinta a sus pares.

Y según narran las crónicas, sería en el Defensores del Chaco: un 27 de agosto de 1989, casi sobre el final del capítulo estreno de la selección paraguaya en la ruta al Mundial de Italia 90, al cual al final aquella Albirroja, sucesora de las figuras del 86, no llegaría,

Sin embargo, ese era el primer partido en el viejo formato de Eliminatorias y el nuevo clima político y social que arropaba al país, otorgaba además cierta ilusión optimista a la afición deportiva. Aparecería entonces en el último minuto del encuentro ante la selección colombiana, el futuro ídolo de multitudes. Un meta al que todavía nadie imaginaba que 61 goles más engrosarían la fecha de su debut absoluto con el combinado nacional.   


Selección paraguaya 1989. Crédito: CONMEBOL

31 años se cumplen hoy de ese día, donde su verdugo de turno resultaría nada más y nada menos que René Higuita. Acaso el iniciador de este tipo goleros, al que el empate parcial conseguido por Arnoldo Iguarán sobre los 87’ de partido le sentaba bastante bien, al menos si la idea era salir a festejar su cumpleaños número 23.

No obstante, el potente disparo con pierna zurda del futbolista del Zaragoza español por aquel tiempo, y que esa noche había dejado sentando en el banquillo a Roberto "Gato" Fernández, llegaría tras un largo suspenso; teniendo en cuenta que el penal sancionado por el árbitro chileno Hernán Silva supuso bastante resistencia cafetera. Fue el glorioso 2-1 a favor de la Albirroja.

Y vaya que hasta las fuerzas policiales se vieron obligadas a intervenir en el campo, aunque fuera solo para prolongar un poco más el nacimiento de la leyenda, puesto que de cara a las próximas páginas de la historia, con tinta goleadora y desde los doce pasos, el hito estaba a punto de ser escrito. _

Este texto es una republicación de Tigo Sports Paraguay

Lea tambén

René Higuita, edición 89. La historia del primer arquero en marcar un gol en la historia de la Copa América.