Buscar

'Cochise' Rodríguez: la gran hazaña


"Para poder uno surgir, tiene que te"Yo quise ser grande y me parece que lo fui", "Cochise" Rodríguez. Foto: Pablo Salgado

En la historia del ciclismo competitivo que data desde 1868 hasta hoy, existe un evento cuya tradición e importancia no siempre se ha tenido en cuenta a pesar de lo que significa y refleja el progreso del hombre en bicicleta: El Récord de la Hora

Esa misma historia relata que fue un 5 de mayo de 1893 cuando el entonces ciclista francés Henri Desgrange impuso el primer Récord de la Hora, consiguiendo 35 kilómetros y 25 metros en la pista del Velódromo de París-Buffalo. Desgrange se convertiría 10 años después – ya como periodista y director del periódico deportivo L´Auto– en el creador del Tour del Francia en 1903.  El Récord de la Hora, paso a convertirse desde entonces en el objetivo de corredores dotados con la habilidad natural para enfrentarse al tiempo, la soledad y la fatiga extrema, cuya razón de ser ha sido la de ir cada vez más rápido en una pista y devorar en 60 minutos la máxima cantidad posible de metros y kilómetros.


Lo han intentado y logrado grandes campeones de la ruta, en otros casos especialistas consumados, logrando llegar hasta el fabuloso límite conseguido por el británico Chris Boardman (56.375) en septiembre de 1996 en el velódromo de Manchester. 


La fabulosa marca del gran Boardman, fue absurdamente retrocedida por la UCI 20 años atrás a la marca del también fabuloso Eddy Merck en 1972 (49.431), para iniciar un nuevo y penoso camino en el año 2000 que la tiene hoy en 55.089, marca conseguida por el belga Víctor Campanaerts en Aguascalientes México en abril del año pasado.

La historia del ciclismo estuvo dividida inicialmente entre Profesionales y Amateurs, por lo que también el Récord de la Hora Amateur (aficionado) tiene sus comienzos en 1950, cuando el italiano Mino de Rossi consiguió en la entonces “ Pista Mágica” en madera del Velódromo Vigorelli de Milán una marca de 42.481, dando también paso a otra serie de intentos por parte de corredores igualmente consumados especialistas como rodadores puros y expertos en la lucha contra el tiempo. Para los años 70, la marca de La Hora aficionada pasó a ser dominio latinoamericano con el mexicano Radamés Treviño, quien logra en el Velódromo Olímpico de México en marzo de 1969, recorrer 46.955, marca rápidamente superada ese mismo año en octubre por el danés Mogens Frey con 47.513. 

Pero el ciclismo colombiano no podía faltar en esta historia y fue así como a las diez de la mañana del 7 de octubre de 1970, apareció en la pista del Velódromo Olímpico de Ciudad de México, el gran campeón, Martín Emilio “Cochise “ Rodríguez, dispuesto a imponer una nueva marca para el mundo, en uno de los retos mas apasionantes a los que se enfrentaba el ídolo colombiano del momento.

Y lo consiguió después de 60 dramáticos minutos, imponiendo un nuevo registro con 47,553, para lo cual tripuló una bicicleta de fabricación italiana con el patrocinio del industrial italiano radicado en México Jacinto Benotto y la asesoría para el intento a cargo de Luigi Casola, ex ciclista italiano compañero de Fausto Coppi y también radicado en la capital azteca.

Cochise llegó a México para este récord desde España, en compañía de su entrenador, el italiano Claudio Costa, donde estuvo entrenando y corriendo algunas pruebas tipo Ómnium después de haber tomado parte en el Campeonato Mundial de Pista en Leicester, clasificando quinto en la prueba de los 4.000 metros Persecución Individual. 

Costa, un afamado y prestigioso técnico, llegó a Colombia en 1969 como entrenador de Pista y era hermano del no menos famoso Guido Costa (seleccionador nacional italiano). Claudio estaba siempre estudiando la manera de aplicar y optimizar las leyes de la física y la matemática en función del ciclismo y fue por ello que la bicicleta de Cochise para el Récord de la Hora, apareció el día del intento con una descomunal multiplicación nunca antes utilizada para otro intento: 68 dientes en el plato central por 19 dientes en el piñón posterior para un avance de 9 metros y 30 centímetros por pedalazo, con bielas de 18 centímetros.

Por su parte, Cochise se convertiría al año siguiente (1971) en Campeón Mundial de los 4.000 metros después de siete años de intentarlo. El súper astro antioqueño continuaría en los siguientes años su camino con destino a la vieja casona europea, abriéndole la puerta al ciclismo colombiano para que 50 años llegara al pedestal en donde se encuentra hoy, gracias a hombres como Martín Emilio Cochise Rodríguez y su fantástico Récord de la Hora.  Tomado de Revista Mundo Ciclistico

Lea también

Maillot Arcoiris, leyenda en dos ruedas. Es el emblema del actual campeón mundial de la UCI en todas las disciplinas del ciclismo: carretera, pista, bicicleta de montaña, BMX Racing, BMX Freestyle, ciclocross, trial y ciclismo indoor.