Buscar

Alfredo Morelos, El Búfalo


Getty Images

"Con cinco años, Alfredo llegó a entrenar en la escuela Fumigadores de Cereté. Aunque no había recursos para pagar una mensualidad, el entrenador Vicente Chente Fernández se sorprendió por el talento del pequeño y por eso lo becó y se puso a la tarea de formarlo. En el primer partido que jugó, en una polvorienta cancha con arcos oxidados y mallas rotas, no hizo goles. Su posición fue volante de marca. Sin embargo, mostró ser mejor que los demás.

Al poco tiempo pasó a ser delantero. Su velocidad, buen dominio de la pelota y pegada convencieron a Chente de ubicarlo unos metros adelante. Se acostumbró a celebrar goles, así no tuviera guayos de calidad ni los implementos necesarios para actuar. “Su familia era muy humilde y en ocasiones no tenían cómo pagar para jugar los torneos o comprarle la ropa para jugar. Alfredo era tan bueno y teníamos tanta fe en que iba a llegar al profesionalismo que asumimos el costo de sus guayos, canilleras y uniformes”, recuerda su formador. 

Historias de vida: Edwin Cardona, Belén

Aunque fuera de la cancha era callado y se limitaba a aceptar las indicaciones con escuetos movimientos de cabeza, cuando jugaba se transformaba y con su talento contagiaba a los demás. “Un líder innato”, destaca Misael Ávila, su entrenador en la selección de Córdoba, quien recuerda que la mejor manera de motivarlo era poniéndole presión. “En los partidos más complicados siempre aparecía. Le decíamos que él era el mejor y que dependíamos de sus goles. No nos decepcionaba”, dice. La hiperactividad le jugaba malas pasadas. Siempre quería estar haciendo algo y le desesperaba sentir que perdía el tiempo. Si se descuidaban, corría a perseguir reses de ganado en los potreros cercanos a las canchas en las que jugaban". El Espectador

Conoce la ciudad que marcó el destino de Radamel Falcao

La fasceta de líder que demostró en el corazón de la selección cordobesa, hoy se ve reflejada en la conquista de la Premier League escocesa. Con temple, carácter, y definición. el delantero de Cereté ha marcado la diferencia en los dirigidos por Steven Gerard, quien ve en el colombiano la joya de la ofensiva de Rangers. 119 goles en 181 partidos destacan la potencia de 'El Búfalo' en el área de las 18. A sus 23 años el sueño del viejo continente es una realidad. Por las calles de Glasgow, en medio de castillos imponentes y la neblina característica de la ciudad, Alfredo enfoca nuevos retos, que apuntan a conseguir un nuevo centenario de goles, ya que en su récord acumula 103 goles en Europa. Previo a su aterrizaje en Rangers, marcó 46 tantos con el Helsinki de Finlandia. El sueño de Morelos también busca el título de la Premiership, que en los últimos años conquistó el rival de patio, Celtic. Desde 2010 la hinchada albiazul no celebra y este puede ser el momento para el cordobés.